Rescate de renta vitalicia y fallecimiento: lo que debes saber

La renta vitalicia es un producto financiero que asegura el cobro de un monto periódico durante toda la vida de una persona hasta el fallecimiento. Es un seguro que hace un rescate del capital aportado y lo convierte en rentas. Veremos la relación entre el rescate de la renta vitalicia y el fallecimiento.

Tabla de contenidos

renta vitalicia

La renta vitalicia es un producto financiero que asegura el cobro de un monto periódico durante toda la vida de una persona hasta el fallecimiento. Es un seguro que hace un rescate del capital aportado y lo convierte en rentas. Veremos la relación entre el rescate de la renta vitalicia y el fallecimiento.

El aporte se puede realizar con una prima única de dinero inicial, o de manera periódica. La aseguradora le paga al aportante una cantidad determinada de manera regular hasta el fallecimiento. Ahora bien, ¿qué sucede cuando el aportante fallece? En esta entrada, te contaremos todo lo que tienes que saber sobre la renta vitalicia, y qué sucede con el rescate del capital cuando hay un fallecimiento.

 

¿Qué es la renta vitalicia?

Como mencionamos anteriormente, la renta vitalicia es un producto financiero que pertenece al sector asegurador. Funciona como una póliza de ahorro para todos los que buscan complementar su pensión pública, ya que permite planificar los ahorros para luego percibirlos de manera incrementada como renta. El tomador de la renta vitalicia la recibe a partir de una edad que es consensuada con la aseguradora, y por lo general, con una periodicidad mensual.

 

¿Qué sucede con el rescate del capital cuando hay un fallecimiento?

La renta vitalicia pretende cubrir las bajas en los ingresos que se dan a posteriori del retiro, época en la que los gastos se modifican, se incrementan los gastos asociados a la salud y el ocio y suelen reducirse los ingresos de dinero. Al mismo tiempo, también brinda la posibilidad de planificar la herencia.

La contratación del seguro de renta vitalicia puede realizarse de dos maneras: por dos titulares o por único titular. En el primer caso, si uno de los titulares fallece, el otro va a percibir el monto de la renta hasta el momento de su propio fallecimiento. Si el tomador fuera el único titular, este designa beneficiarios en el contrato de la renta vitalicia, que heredarán la renta al momento de fallecer el tomador. De no haberse establecido formalmente los beneficiarios, se establece una designación por orden de prelación, a favor del cónyuge no separado de forma legal, hijos, y padres.

En defecto de todos los anteriores, los beneficiarios legales son los herederos legales o testamentarios. El tomador puede establecer también la forma en que los beneficiarios reciban el capital, ya sea como pago único, o en forma de renta periódica, de la misma manera en que la percibía el tomador.

 

Cabe mencionar que la renta vitalicia es diferente a la renta perpetua. La renta perpetua es cobrada más allá de la muerte del beneficiario, y se traslada por generaciones. En cambio, la renta vitalicia se agota cuando fallece el beneficiario. Si bien no forma parte del patrimonio, existen cláusulas especiales que integran la renta vitalicia dentro del patrimonio que se transmite a los herederos.

 

Tipos de renta vitalicia

Hay dos tipos diferentes de renta vitalicia, que dependen del momento en que se empieza a cobrar, es decir, de si el cobro es inmediato o diferido.

  • Renta inmediata

La inmediatez de esta renta, radica en que se empezará a percibir al mes siguiente de  aportado el capital correspondiente a la prima. Este tipo de renta vitalicia es beneficiosa para personas mayores de 60 años, que aporten alrededor de 45.000 euros. Cuanto mayor sea la persona, más rentable va a ser, ya que la renta vitalicia fue creada justamente para personas jubiladas o pronto a jubilarse.

 

  • Renta diferida

En la renta vitalicia diferida, el beneficiario comienza a percibir la renta en una fecha futura establecida en el contrato. Es decir, podrá recibir a futuro mucho más dinero por sus aportes.

 

Las 3 modalidades de rentas vitalicias

Existen diferentes modalidades de rescate de renta vitalicia que dependen de las posibilidades de rescate del capital. Se diferencian entre: capital cedido, capital conservado y modalidad mixta.

 

  • Modalidad de capital cedido

Esta modalidad excluye toda posibilidad de recuperar la prima inicial invertida, por lo que es la de mayor riesgo: no es posible rescatar el capital invertido, ni siquiera en caso de fallecimiento del titular. Las primas en esta modalidad son las más altas.

 

  • Modalidad de capital conservado

En este tipo de modalidad, también conocida como modalidad de rentas constantes, se puede cancelar el contrato y rescatar el capital en cualquier momento. De fallecer el tomador, los beneficiarios cobran la prima aportada por este. Lo que se debe tener en cuenta, es que si el tomador decide rescatar el capital antes de fallecer, va a percibir una renta menor a valor del mercado.

 

  • Modalidad mixta

En el caso de modalidad mixta, se puede rescatar el capital a valor de mercado en cualquier momento, como en el caso de modalidad de capital conservado, pero de fallecer el titular, los beneficiarios recibirán un porcentaje del aporte, que irá disminuyendo con el tiempo. Esta modalidad es la más habitual cuando el aporte inicial es alto. De lo contrario, es la menos recomendada.

Ahora que ya vimos los tipos de renta vitalicia y las diferentes modalidades, te contaremos por qué es conveniente la renta vitalicia.

 

¿Por qué conviene la renta vitalicia?

Entre las ventajas de la renta vitalicia, podemos mencionar uno que es el fundamental y es la seguridad. Todos sabemos que puede resultar angustiante pensar en si se nos terminarán los ahorros cuando seamos mayores. Una renta vitalicia nos garantiza que hasta nuestro fallecimiento contemos con una prima que nos permita estar tranquilos.

La renta vitalicia también tributa de un modo que resulta beneficioso, puesto que tributa menos que la renta por trabajo.  Esto es así porque el capital rescate de la renta vitalicia tributa como renta del ahorro y rendimiento de capital mobiliario en el IRPF, lo que implica el pago de una menor cantidad de impuestos. Además, solo se paga un porcentaje de la renta que se percibe.

Por último, como mencionamos al comienzo, el objetivo principal de la renta vitalicia es que los tomadores puedan cubrir la baja de sus ingresos cuando se jubilan, para costearse sus gastos de salud, o de viajes, además de brindarles la posibilidad de planificar su herencia.

 Si te quedaron dudas o necesitas asesoría, no dudes en contactarnos. Solucionamos y gestionamos todo tipo de procedimientos fiscales, laborales, mercantiles y legales como autónomo, pequeñas o medianas empresas. En Blegal somos el único despacho de abogados que engloba todas tus necesidades con compromiso, dedicación y energía.

 

Foto de Johnny Cohen en Unsplash

¿Quieres estar al día de todas las novedades que afectan a tu negocio?

Plantilla Gratuita

Suscríbete para recibir un acceso directo a todas nuestras plantillas y además recibirás nuestros artículos directos a tu buzón (puedes darte de baja cuando quieras sin perder acceso a las plantillas)

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.