Impuesto sobre la renta de no residentes: lo que debes saber

El Impuesto sobre la Renta de No Residentes es un tributo del tipo directo que grava la renta obtenida en territorio español, tanto por las personas físicas como por las entidades que no residen en España. En esta entrada de blog, te contaremos lo más importante que tienes que saber sobre este gravamen. ¿Empezamos?

Tabla de contenidos

Impuesto sobre la renta de no residentes

El Impuesto sobre la Renta de No Residentes es un tributo del tipo directo que grava la renta obtenida en territorio español, tanto por las personas físicas como por las entidades que no residen en España. En esta entrada de blog, te contaremos lo más importante que tienes que saber sobre este gravamen. ¿Empezamos?

Lo primero que debes saber sobre el Impuesto sobre la Renta de No Residentes, también conocido como IRNR, es que se aplica en la totalidad de España,  sin perjuicio de los regímenes tributarios en vigor del País Vasco y de Navarra. En Melilla, Canarias y Ceuta se tienen en cuenta las especialidades que son aplicables según su normativa específica. El IRNR está regulado por el Real Decreto Legislativo 5/2004 y por el Real Decreto 1776/2004.

¿De qué se compone la renta que grava el Impuesto sobre la renta de no residentes?

La renta obtenida en territorio español que grava el impuesto sobre la renta de no residentes puede ser en dinero o en especie. Cabe destacar que no se consideran los rendimientos de actividades económicas realizadas enteramente fuera del país. Tampoco se consideran los rendimientos de trabajos prestados en el exterior cuando la persona está sujeta a un impuesto del país extranjero. Así como tampoco los rendimientos de bienes inmuebles ubicados por fuera del territorio español.

Al mismo tiempo, es válido señalar que el territorio de España está formado por el espacio aéreo, las aguas interiores, el mar territorial, y las áreas exteriores a él, en las cuales el Estado de España ejerza jurisdicción o derechos de soberanía del fondo marino, el subsuelo, las aguas suprayacentes y los recursos naturales.

 

¿Quiénes son los contribuyentes?

Ahora bien, veamos quienes son los contribuyentes de este impuesto:

  • Las personas físicas y entidades que obtengan rentas en el territorio español, pero que no residan en este. Con la excepción de que sean contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Es decir, si un sujeto no es considerado contribuyente del IRPF, o sujeto pasivo del Impuesto sobre Sociedades (IS), queda sujeto al Impuesto sobre la Renta de No Residentes.

Dicho esto, según lo establecido en el artículo 9 del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, debes saber que se considera la residencia de las personas físicas a las que permanecen por más de 183 días en territorio español. En segundo lugar, se considera una persona como residente cuando el centro de sus actividades económicas se encuentra en España, ya sea de manera directa o indirecta. También, se consideran residentes de España aquellas personas cuyo cónyuge e hijos menores de edad residen en territorio español.

En el caso de las entidades consideradas residentes de España, se contempla únicamente a aquellas que se constituyeron según la ley española, a las que tienen su domicilio social en España, y aquellas que tienen el domicilio efectivo en territorio español.

 

  • Son también considerados contribuyentes del IRNR las personas físicas que residan en España por su tipo de empleo o de cargo, pero que tengan nacionalidad extranjera.
  • Por último, son consideradas contribuyentes las entidades que obtengan rentas constituidas en el extranjero y que realicen actividades económicas en España. Que de manera habitual y mediante instalaciones de trabajo actúen en dicho territorio bajo autorización.

 

¿Cuándo se nombra un representante fiscal?

Los contribuyentes no residentes están obligados a nombrar una persona física o jurídica como representante residente de España, en los siguientes casos:

  • Al operar en España a través de un establecimiento permanente.
  • Al prestar servicios de actividades económicas en territorio español sin establecimiento permanente.
  • Cuando lo solicita la Administración Tributaria, por razón de la cantidad o las características de la renta obtenida.

En todos los casos, alguna de las dos partes, ya sea el contribuyente o el representante, debe comunicar el nombramiento del representante a la institución en la que se haya de presentar la declaración por el impuesto, antes de que finalice el plazo de declaración.

El representante fiscal debe garantizar el cobro efectivo del impuesto. La Ley 11/2021 dispone que los representantes responderán solidariamente del ingreso de las deudas tributarias correspondientes a los contribuyentes que operen por mediación de un establecimiento permanente. O, por otra parte, en los supuestos del artículo 38, los que hayan sido designados como sus representantes. Cabe destacar que la responsabilidad solidaria no existe cuando se aplica la obligación de retener o ingresar a cuenta. Dado que el pago anticipado sirve como garantía del cobro para la Administración.

¿Quién es el retenedor?

El retenedor es una figura prevista por el legislador que se crea para asegurarse el cobro de la deuda del impuesto, de modo de controlar a los contribuyentes del IRNR. El importe de la retención es equivalente a la deuda tributaria.

¿Cuáles son las formas de sujeción al IRNR?

Existen dos formas de sujeción al impuesto. Estas son:

  • Rentas obtenidas mediante establecimiento permanente:

Los contribuyentes tributan por la totalidad de la renta imputable al establecimiento, independientemente del lugar de su obtención. Como regla general, la base imponible se determina con arreglo a las mismas disposiciones que se aplican a las sociedades residentes en el territorio español y, en consecuencia, se tributa a un 25% sobre la renta neta. El período impositivo en este caso será el año natural, si no se declara otro diferente.

  • Rentas obtenidas sin mediación de establecimiento permanente:

En este tipo de sujeción al impuesto, las rentas obtenidas deben tributar de forma separada por cada devengo total o parcial de la renta obtenida en España. La legislación establece para estos casos tipos impositivos inferiores al tipo general aplicable a las entidades o personas físicas residentes.

Ahora ya conoces todo lo que tienes que saber del impuesto sobre la renta de no residentes. Si te quedaron dudas o necesitas asesoría, no dudes en contactarnos. Solucionamos y gestionamos todo tipo de procedimientos fiscales, laborales, mercantiles y legales como autónomo, pequeñas o medianas empresas. Somos el único despacho de abogados que engloba todas tus necesidades con compromiso, dedicación y energía.

Para información sobre temas relacionados visita nuestra página sobre Declaraciones renta y patrimonio.

Photo by Jason Strull on Unsplash

¿Quieres estar al día de todas las novedades que afectan a tu negocio?

Plantilla Gratuita

Suscríbete para recibir un acceso directo a todas nuestras plantillas y además recibirás nuestros artículos directos a tu buzón (puedes darte de baja cuando quieras sin perder acceso a las plantillas)

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.