Protocolo familiar: ejemplo paso a paso

Para poder entender en profundidad qué es y cómo se realiza un protocolo familiar, lo mejor es tomar como ejemplo el recorrido que se debe seguir para obtenerlo. Si tienes o piensas tener una empresa familiar, este artículo te interesará particularmente. Recorreremos las distintas instancias para conseguir este instrumento fundamental si se busca conformar un emprendimiento de este tipo.

Tabla de contenidos

protocolo familiar ejemplo

Para poder entender en profundidad qué es y cómo se realiza un protocolo familiar, lo mejor es tomar como ejemplo el recorrido que se debe seguir para obtenerlo. Si tienes o piensas tener una empresa familiar, este artículo te interesará particularmente. Recorreremos las distintas instancias para conseguir este instrumento fundamental si se busca conformar un emprendimiento de este tipo.

¿Es necesario contar con un protocolo familiar?

La experiencia así lo demuestra: los negocios con socios necesitan un marco legal porque, de no existir uno, continuamente se estarían generando roces entre las partes sin poder acceder a acuerdos de referencia. Esta característica, que es intrínseca de cualquier tipo de empresa en donde se deban tomar decisiones compartidas, adquiere un tinte mucho más relevante cuando el vínculo entre los miembros de la sociedad no es solo laboral sino también afectivo. En las empresas familiares, los conflictos societarios ponen mucho más en juego que un vínculo meramente laboral y, por ese motivo, muchos evitan involucrarse en proyectos de estas características.

Por otro lado, en las empresas familiares se tiende a pensar que todo podrá resolverse fácilmente dado el vínculo interpersonal. Pero ese mismo motivo es el que luego genera situaciones incómodas o complejas de delimitar. En estos casos, prevenir futuros conflictos es clave, sobre todo a medida que los fundadores de la firma comienzan a tener hijos y la cantidad de familiares aumentan.

En España, donde tenemos una gran tradición de empresas familiares, también se confirma que estas tienden a no superar la tercera generación. Un protocolo familiar puede establecer pautas que ayuden a que este número se incremente y a que las nuevas empresas familiares que se establezcan de aquí al futuro puedan gestionar sus negocios de una forma organizada y clara.

¿Cuáles son los conflictos más comunes en las empresas familiares?

Los conflictos que se pueden presentar en organizaciones familiares son diversos, ya que no solo estarán aquellos relativos a las relaciones laborales sino también otros vinculados a los lazos profundos que existen entre las personas. Algunos de estos conflictos pueden ser:

  • La incorporación de nuevos miembros de la familia cuando no se tiene en cuenta su capacidad.
  • Conflictividad asociada a la asignación de salarios.
  • Sucesiones y herencias en la empresa.

Tipos de empresas que pueden beneficiarse de un protocolo familiar:

  • Trabajo Familiar (ETF)
  • Gestión Familiar (EGF)
  • Dirección Familiar (EDF)
  • Inversión Familiar (EIF)
  • Familiar Coyuntural

¿Qué es un protocolo familiar?

Un protocolo familiar es, ante todo, un acuerdo en el que se establecerá las normativas que indicarán cómo funcionará la empresa familiar. Antes de comenzar con este proceso, se debe entender cuál será la finalidad de esta herramienta, ya que lo que se busca es prevenir los problemas y, para ello, la clave es considerar todo lo que puede salir mal en todos los aspectos: administrativos, de sucesión y de gestión. Es cierto que esto puede generar incomodidades, puesto que implica no tener miedo a establecer supuestos, pero es muy necesario. Para obtener resultados, los miembros del negocio deberán aprobar estas normas y es importante que ningún aspecto quede sin abordar, sobre todo los más controversiales.

Una vez que se comprende la necesidad de contar con un protocolo familiar, es momento de adentrarse en las distintas etapas que conllevará realizar el acuerdo. Durante todas las instancias, lo importante es no olvidar que el protocolo será la columna vertebral de la empresa y que es muy necesario abordar esta tarea con la seriedad que amerita.

Primer paso: entrar en acción

Una vez que todas las partes han comprendido la importancia de este proceso y se han puesto a disposición para poner todo de sí para la realización del protocolo familiar, llega el momento de contratar una asesoría para hacerlo.

Como es evidente, se debe contratar un servicio que brinde asesoría legal tercerizada, ya que este proceso no se puede hacer internamente. Es necesario que el estudio profesional al que se recurra no se encuentre en vinculación con la empresa ni con ninguno de sus miembros. Esto evitará animosidades, pero también será muy útil a la hora de intermediar en las diferencias de opinión que puedan surgir de este proceso.

La recomendación es buscar un estudio con un equipo profesional que puede dedicarse globalmente al asunto, brindando toda la atención y experiencia necesarias para identificar los conflictos futuros y redactar un acuerdo imparcial. En Blegal contamos con una cartera de servicios que va allá que la asesoría  manteniendo un trato cercano ideal para una empresa familiar. Te ofrecemos un equipo profesional, preparado y diverso que trabaja para que tengas lo que necesitas y conocemos en profundidad cuáles son los requerimientos de este tipo de documentos con validez legal.

¿Qué debe contener un protocolo familiar?

  • Lineamientos necesarios para ejercer acuerdos.
  • Detalle del reparto de los dividendos.
  • Estructura de la administración.

Segundo paso: establecer consensos

Esta es la fase más álgida del proceso, donde se deben poner sobre la mesa las diversas opiniones de los miembros de la familia y aparecerán las discrepancias aquí y allá. Todos los implicados deben recordar que, en un protocolo familiar, el consenso es la única forma de avanzar. Las imposiciones que se intenten realizar en este momento terminarán por tener un impacto negativo en los vínculos.

La asesoría juega un rol fundamental intermediando entre las necesidades y opiniones de todos los implicados para elaborar un acuerdo con la suficiente flexibilidad para adaptarse a todos ellos. Incluso en el protocolo se puede, y se sugiere, incluir la revisión periódica para actualizarlo.

Tercer paso: atender los casos particulares

Hasta ahora contemplamos los aspectos generales del protocolo familiar, pero este tipo de acuerdo puede establecer una regulación sobre los distintos aspectos del funcionamiento. Como hemos mencionado anteriormente, la asesoría tercerizada puede ayudarnos a incorporar las particularidades de cada caso en particular para evitar conflictos que tengan que ver con la gestión individual de nuestra empresa o la constitución de cada familia.

Si quieres saber más sobre este tema o necesitas asesoría específica, no dudes en contactarnos. Te ofreceremos una consulta personalizada sobre este o cualquiera de nuestros servicios.

Para información sobre temas relacionados visita nuestra página sobre Servicios Legales.

Photo by John Schnobrich on Unsplash

¿Quieres estar al día de todas las novedades que afectan a tu negocio?

Plantilla Gratuita

Suscríbete para recibir un acceso directo a todas nuestras plantillas y además recibirás nuestros artículos directos a tu buzón (puedes darte de baja cuando quieras sin perder acceso a las plantillas)

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.